22/12/2017

34 familias acceden a vivienda por autoconstrucción

34 familias se mudarán a las viviendas recientemente finalizadas en el barrio Sur de Bella Unión, a través del programa "Lotes con Servicios", basado en un sistema mixto en el que una empresa financiada por el MVOTMA construye la base ("vivienda cáscara") y las familias completan la obra a través de un sistema por ayuda mutua.

Estas viviendas completan las 40 que ya se habían inaugurado en 2015. A fines del 2012 se celebró el primer convenio entre el Mvotma, el PMB y la Intendencia de Artigas para la realización de 40 Lotes con Servicios, se realizó el llamado a la presentación de aspirantes y en abril 2013 se realizó el sorteo a partir del cual se nombra a las familias beneficiarias y se conforma lista de prelación para los suplentes. Más adelante se firmó convenio para realizar una segunda tanda con 34 lotes con servicios más.

La empresa constructora se encargó del cimiento, la platea, la instalación sanitaria y los muros perimetrales de la la vivienda, y luego las familias trabajaron en la impermeablización de muros y revestimiento exterior, construcción de muros divisorios interiores, revestimiento de baño, cocina y mesadas, colocación de aberturas y cielorrasos. Contaron con canastas de materiales suministradas por la Dinavi, y con cursos de capacitación y el apoyo de oficiales, prácticas estudiantiles de la UTU para la instalación eléctrica, y la colaboración de la cooperativa social "21 de setiembre", que con trabajo voluntario ayudó en la colocación de los aparatos sanitarios y la grifería.

El pasado jueves 21 de diciembre se firmaron los 34 comodatos, y las familias lograron la meta que se había trazado de finalizar las obras y poder mudarse antes de las fiestas de fin de año. Para Lilián, que quedó seleccionada en el sorteo, "fue una experiencia linda porque cuando empezamos la empresa nos entregó la parte de afuera de la vivienda y nosotros con un equipo de compañeros fuimos aprendiendo a hacer las cosas". Señala con orgullo que si a futuro le pasa algo a la vivienda sabrá cómo arreglarlo por todo lo aprendido en este proceso.  "Trabajamos juntos, la peleamos juntos día a día. La mayoría somos madres, teníamos que dejar a nuestros hijos, hacernos tiempo, pero es un logro que lo hicimos entre todos, fue una gran experiencia".

Katherine entró en setiembre del año pasado luego de que hubiera una baja y la llamaran de la lista de prelación del sorteo. Contaba con algo de epxeriencia en construcción ya que había ayudado a sus padres en la autoconstrucción de una vivienda de Mevir, donde vive actualmente juntos a sus hijos. "Para mí fue una gran experiencia donde se pudo aprender, donde se pudo convivir. Pasás trabajo y a la misma vez tenés satisfacción, porque estás construyendo algo que es para vos." 

Gabriela vivía -hasta ese día- en barrio Cuareim, casi en la frontera con Brasil, bastante lejos del centro. "Como soy madre soltera y tengo que llevar una casa a la espalda, me va a facilitar para trabajar, porque yo tengo apenas una bicicleta para moverme de Cuareim hasta acá. Y me va a facilitar un montón. Se me van a abrir puertas para el trabajo, para los estudios de mis hijos, que hoy se levantan a las cinco de la mañana para tomarse el ómnibus y llegar al liceo. Es todo más cerca, nos va a cambiar la vida".