21/11/2011
Fuente: 
Portal de Presidencia de la República

PIAI inauguró 11 viviendas en barrio “6 de diciembre” con servicios a red de OSE y UTE

Vivir con dignidad

El Programa de Integración de Asentamientos Irregulares entregó las primeras 11 de 38 viviendas en el asentamiento “6 de diciembre”, ubicado en Carlos Ma. de Pena y Cno. Lecocq. Allí residen unas 1.800 personas. El proyecto, promueve la recuperación barrial al conectarlo a la red de saneamiento y energía, al tiempo que se construirá una plaza, una policlínica de ASSE y las calles que permitan el vínculo con la ciudad.
 
El coordinador del Programa de Mejoramiento de Barrios PIAI, Fernando Cabezudo, explicó que esta entrega forma parte de un proyecto integral de mejoramiento barrial que comprende las obras de infraestructura necesaria para dotar de los servicios esenciales a la población que allí reside —agua potable, saneamiento, red energética, alumbrado público, calles con cordón cuneta, pavimentos transitables por los servicios públicos—. 
 
Por su parte, la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, subrayó que esta entrega de viviendas significa un logro para la Intendencia en la mejora de la calidad de vida de un importante grupo de personas que tuvieron que instalarse en este lugar por no tener a donde ir. 
 
Un asentamiento que se convierte en barrio
El asentamiento “6 de diciembre”, se instaló hace 14 años y desde ese momento contó con calles que no permitían el acceso de camiones de recolección de residuos o bomberos. Éste, como otros asentamientos irregulares, se instaló próximo a una cañada, con un difícil drenaje de las aguas pluviales. 
 
En ese contexto, el PIAI modificó la red vial apuntando a la vinculación del barrio con el resto de la trama urbana de la ciudad; esto facilitó el acceso a servicios básicos como el transporte público.
 
Las 11 viviendas que se entregaron forman parte de las obras en el sector norte de este barrio y que incluirá también al sector sur, llegando a un total de 38 viviendas construidas. Fernando Cabezudo aclaró que el proyecto promueve la recuperación barrial y que las nuevas viviendas suplen a aquellas que se tuvieron que tomar para construir las calles. 
 
Explicó que el Programa de Mejoramiento de Barrios se financia con fondos del BID, con el 70% de aportes de ese organismo y un 30% proveniente del presupuesto del PIAI, cuya inversión ronda, entonces en unos 89 millones de pesos únicamente para las obras en todo el sector norte del barrio. La Intendencia de Montevideo, realiza un aporte de 25 millones para completar las obras. 
 
Reconocer el derecho de las familias instaladas
El PIAI considera que cuando estas familias ocuparon esta porción de tierras, el Estado estuvo ausente al no proporcionarles una solución digna de alojamiento. En ese sentido, se promueve la restitución de los derechos ciudadanos de las familias asentadas en este tipo de barrios. 
 
Este proceso de regularización culmina con la transferencia de la propiedad de las familias que están ocupando. Asimismo, les obliga a pagar por el terreno que, al ser público, pertenece al patrimonio de todos los uruguayos. En ese marco, se tomó el valor catastral que tenía al momento de la ocupación y se establecieron cuotas de acuerdo a las posibilidades de cada familia, subsidiando una parte o hasta el total de la deuda, con el apoyo de la Intendencia de Montevideo. 
 
“Abrir la canilla y que salga agua…”
Fueron once las familias que recibieron su casa nueva, porque el proyecto de recuperación barrial necesitaba de los espacios que éstas ocupaban, tanto para la creación de la plaza, la policlínica de ASSE y las calles que unirán al barrio “6 de diciembre” con el resto de la ciudad. 
 
Los rostros curtidos por el sol y el tiempo, algunos con lágrimas y otros con sonrisas, pero todos con una gran emoción, demostraron que es posible concretar más de un sueño, el tener una casa propia y, además, prender la luz y abrir una canilla para ver que de ella sale agua potable y pura; son servicios tan esenciales para quienes residen en los barrios “formales” que integran la urbe, pero que para las personas que viven en asentamientos son lujos que no siempre se pueden dar.
 
Serán más los beneficiados, porque además de las 38 viviendas que en total construirá este proyecto y la instalación a la red de saneamiento y energía para todo el barrio, se entregarán canastas de materiales a las familias que no cuentan con un baño o cocina en su vivienda. Esto forma parte, además, de un programa piloto que el PIAI espera desarrollan en 2012 junto a la Dirección de Vivienda para tener una mayor incidencia en las viviendas.