21/11/2019

Primeras 10 familias de Las Láminas pasan a ser propietarias de sus terrenos

Luego de un largo proceso de regularización del barrio Las Láminas de Bella Unión, cuyas obras se inauguraron en 2017, comenzó la etapa de traspaso de titularidad de la propiedad de la tierra con las primeras 10 titulaciones que efectuadas el pasado 13 de noviembre.
 
Se trata de la etapa final de la regularización del barrio a través del Programa de Mejoramiento de Barrios (Mvotma-PMB), en el que la tierra, actualmente propiedad del Mvotma, se traspasa a vecinas y vecinos permitiendo que sean propietarios de sus lotes. En total, se traspasará la titularidad a 190 familias.
 
La intervención del PMB en Las Láminas se remonta al año 2009, un año luego de realizado un censo inicial que constató una situación de alta vulnerabilidad socio-económica, y tras la cesión al Mvotma de las tierras pertenecientes al Ministerio de Defensa. 
 
En una primera fase, entre 2009 y 2011, se realizaron obras generales de saneamiento, fraccionamiento de los predios y construcción de viviendas. El proyecto de ejecución de las viviendas definitivas para las familias se inició en 2011, en un proceso participativo en el que los vecinos y vecinas participaron en la construcción a través de un sistema de ayuda mutua. Se construyeron viviendas de 1, 2, 3 y 4 dormitorios, de acuerdo a la conformación del núcleo familiar. Esta etapa finalizó en julio de 2014.
 
A mediados de 2015 comenzaron las obras correspondientes a la fase del Proyecto de Mejoramiento Barrial que incluyó infraestructuras y equipamiento urbano, comprendiendo las obras de vialidad, apertura de nuevas calles, acondicionamiento de existentes, sistema de drenaje de aguas pluviales, red de energía eléctrica, alumbrado público, la ampliación de redes existentes de agua potable y de saneamiento, y el acondicionamiento de los equipamientos comunitarios existentes, mejoramiento de la policlínica y creación de una plaza y cancha polifuncional.
 
El nombre del barrio surge de las láminas de madera que utilizaron los vecinos para construir sus casas cuando ocuparon y se asentaron en ese predio. La población del lugar presentaba indicadores de alta vulnerabilidad social durante la crisis del  2002, cuando los elevados niveles de mortalidad y desnutrición infantil tuvieron fuertes repercusiones en la prensa nacional. Se dieron también casos de hepatitis que daban cuenta de situación sanitaria de emergencia en que se encontraba la población.